“Dichoso el hombre que después de su muerte sirve de ejemplo a la Humanidad” - Francisco José de Caldas

Francisco José de Caldas y Tenorio, más conocido como Francisco José de Caldas, nació en Popayán el 4 de octubre de 1768 y fue asesinado en Bogotá el 29 de octubre de 1816.

Fue un importante, ingeniero militar, geógrafo, astrónomo, naturalista y periodista neogranadino; participante de la independencia de Colombia fundamental en el momento de atraer, a la clase privilegiada de los criollos de su lado en el momento de iniciarse las batallas por la liberación del territorio nacional.

A la vez, una gran cantidad de criollos ilustrados se unieron a él creyendo en las ideas que representaba; dispuestos a no dejar perder la oportunidad de establecer un gobierno nuevo, nacional; los criollos entablaron diferentes reuniones a lo largo y ancho del territorio conocido como Nueva Granada, las cuales fueron pieza clave para lograr la independencia. Caldas en ese entonces era director del observatorio astronómico de Bogotá y en su condición permite que se lleven a cabo las reuniones en las instalaciones del mismo.

En 1811 la presidencia de la Nueva Granada es asumida por Antonio Nariño, y Caldas fue nombrado capitán del Cuerpo militar de Ingenieros. Para 1812 asciende al grado de teniente coronel; en 1813 se le relacionó con la rebelión contra Nariño, y tras ser derrotados sus autores, Caldas, por temor a represalias marchó a Antioquia donde se le confirió el grado de coronel y fue nombrado director de fábricas e ingeniero de armamentos.

Tras su captura, Caldas fue sentenciado a muerte por los tribunales de justicia, sin la oportunida del indulto que estaba en las manos del militar español Pablo Moriilo, quien se nego y respondio a las suplicas de Caldas alejando que “¡España no necesita de sabios!".

El sabio Caldas fue fusilado por la espalda el 29 de octubre de 1816 en la plazuela de la iglesia de San Francisco, lo que hoy se conoce como Parque Santander en la ciudad de Bogotá.