Ricardo Bareño Mendoza, campesino egresado de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia - UNAD, es ahora, un importante empresario del sector cacaotero.

 

UNAD555

Por: Universidad Nacional Abierta y a Distancia - UNAD

De origen campesino, y con el objetivo de convertirse en administrador de empresas, Ricardo llegó a Bogotá a inicios del 2000, primero siendo vigilante, estudiante, y finalmente convirtiéndose en un gran empresario.

Hijo de dos cacaocultores santandereanos, quienes le enseñaron a trabajar desde pequeño con empeño y dedicación para alcanzar sus sueños, reciben con orgullo a su hijo, ahora convertido en empresario, contribuyendo a la generación de nuevas oportunidades para su familia y para los demás campesinos.

Al llegar a Bogotá, Ricardo tuvo que enfrentar su primer reto, dejar la tranquilidad del campo, por el afán de la ciudad, alejarse de sus padres, adaptarse a nuevas cotidianidades, y empezar de cero. Logró encontrar estabilidad económica al encontrar trabajo como vigilante, en el cual duró 8 años.

Un día,  aun siendo vigilante, trabajando en un bufete de abogados, Ricardo se encuentra con una amiga, quien al contarle su historia de superación, en la universidad Nacional Abierta y a Distancia - UNAD, lo incentiva a empezar su carrera profesional.

Así llegó Ricardo a la UNAD, se matriculó y empezó a estudiar en la metodología virtual y a distancia, al inicio no fue fácil, había dejado de estudiar por mucho tiempo, pero continuó, y poco tiempo después retomó el ritmo de formación.

Un día, en un espacio académico, Ricardo, tuvo que presentar una idea de negocio que fuera novedosa y que tuviera un valor agregado diferenciador frente a otros productos existentes en el mercado y, luego de indagar y pensar en un tema para su proyecto, recordó sus raíces, rescató los conocimientos que le habían transmitido sus padres, y, luego de un proceso de investigación, decidió presentar la creación de una empresa que procesara el cacao, dando como resultado un chocolate de alta calidad.

Así fue como una idea de negocio se convirtió en una realidad, pues la UNAD, a través de su programa de emprendimiento, le brindó acompañamiento a Ricardo, después de un tiempo de arduo trabajo, Ricardo decidió emprender, con la empresa de chocolates Zurych, un producto que brinda increíbles beneficios para la salud física, mental y emocional, produciendo chocolate en una concentración superior al 70%.

Según Ricardo, ‘este proyecto le permitió brindar desarrollo a los campesinos de su región, pudiendo comprar el cacao directamente a ellos, evitando intermediaciones’. 

Ricardo continuó sus estudios y en el 2018 obtuvo su anhelado título de administrados de empresas de la UNAD, renunció a su trabajo como vigilante y se dedicó por completo a fortalecer su empresa.

Hoy en día, Ricardo, es reconocido en el sector cacaotero como uno de los fabricantes de chocolate gourmet más reconocidos del país, cumplió su sueño y continua trabajando por una superación permanente, y hace una invitación a todos los soñadores,  ‘muchas personas han pospuesto sus sueños, se sienten frustradas porque en su juventud no pudieron estudiar, pero los invito a que retomen sus actividades  académicas, cumplan sus metas y que sean esos profesionales que le puedan brindar desarrollo al país, ¡sí se puede!’.