El 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial del SIDA, una fecha importante para rememorar los esfuerzos que realizan distintas comunidades que luchan contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida – SIDA.

 

SIDA WEB

Foto: Eskinder Debebe - ONU.

Por: Redacción Canal ZOOM.

Archivo: Organización de las Naciones Unidas – ONU.

Según datos de ONUSIDA, esto, de acuerdo a los últimos datos obtenidos para el cierre del año 2018:

  • 37,9 millones de personas vivían con el VIH en todo el mundo.
  • 1,7 millones de personas contrajeron la infección por el VIH.
  • 770.000 de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida.
  • 74,9 millones de personas contrajeron la infección por el VIH desde el comienzo de la epidemia.
  • 32,0 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida desde el comienzo de la epidemia.

Así mismo, cada semana, alrededor de 6.000 mujeres jóvenes de entre 15 y 24 años contraen la infección por el VIH. En África subsahariana, cuatro de cada cinco nuevas infecciones en adolescentes con edades entre 15 y 19 años recaen en mujeres. Las jóvenes con edades entre 15 y 24 años tienen el doble de probabilidad de vivir con el VIH que los varones.

Es por eso que, las comunidades están brindando su apoyo para contribuir a la respuesta del VIH, apoyando el acceso al tratamiento y asegurando que la población tenga las herramientas necesarias para prevenir esta enfermedad.

Para el secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, “ahora más que nunca, debemos aprovechar el papel de las organizaciones de base comunitaria que actúan en pro de su gente, prestan servicios relacionados con el VIH, defienden los derechos humanos y brindan apoyo. Cuando las comunidades se implican, vemos cómo cambian las cosas. Vemos que la inversión se traduce en resultados. Además, vemos igualdad, respeto y dignidad. Codo con codo con las comunidades, podemos acabar con el sida”.

Existen campañas alrededor del mundo, con el propósito de reducir el contagio del VIH, un fenómeno que no ganará la batalla, pues son más las personas luchando contra este, que su propio designio hacía las personas que lo padecen.